18 may. 2011

LOS DERECHOS DE LA FAMILIA

JUAN PABLO II HABLÓ DE LA FAMILIA CON RAZONAMIENTOS VÁLIDOS PARA TODOS, CREYENTES O NO. (Parte III y última)
Dos de mis hijos con Juan Pablo II
Roma abril 1990
“La conexión íntima entre la familia y la sociedad, de la misma manera que exige la apertura y la participación de la familia en la sociedad y en su desarrollo, impone también que la sociedad no deje de cumplir su deber fundamental de respetar y promover la familia misma.”
Con esta nueva entrega, basada en lo que Juan Pablo II nos dijo sobre la familia, finalizo mi homenaje, pequeño pero lleno de agradecimiento, a esta persona excepcional que tanto nos habló de la familia, manifestando su intención de que pretendía poner un poco de luz en “un mundo que vive en una grave crisis en los conceptos”.

Quiero insistir, una vez más, en que los párrafos que cito son válidos tanto para personas con creencias religiosas como para las que no las tiene. En ellos no hace referencia a ese tipo de cosas como puede observarse en lo que transcribo a continuación.

*La sociedad debe estar al servicio de la familia:
“Ciertamente, la familia y la sociedad tienen una función complementaria en la defensa y en la promoción del bien de todos los hombres y de cada hombre. Pero la sociedad, y más específicamente el Estado, deben reconocer que la familia es una sociedad que goza de un derecho propio y primordial, y, por tanto, en sus relaciones con la familia, están gravemente obligados a atenerse al principio de subsidiaridad.

En virtud de este principio, el Estado no puede ni debe substraer a las familias aquellas funciones que pueden igualmente realizar bien, por sí solas o asociadas libremente, sino favorecer positivamente y estimular lo más posible la iniciativa responsable de las familias. Las autoridades públicas, convencidas de que el bien de la familia constituye un valor indispensable e irrenunciable de la comunidad civil, deben hacer cuanto puedan para asegurar a las familias todas aquellas ayudas- económicas, sociales, educativas, políticas, culturales- que necesitan para afrontar de modo humano todas sus responsabilidades.”

*Carta de los derechos de las familias:
“El ideal de una recíproca acción de apoyo y desarrollo entre la familia y la sociedad choca a menudo, y en medida bastante grave, con la realidad de su separación e incluso de su contraposición.

La situación que muchas familias encuentran en diversos países es muy problemática, si no incluso claramente negativa; instituciones y leyes desconocen injustamente los derechos inviolables de la familia y de la misma persona humana, y la sociedad, en vez de ponerse al servicio de la familia, la ataca con violencia en sus valores y en sus exigencias fundamentales. De este modo, la familia, que es célula básica de la sociedad, sujeto de derechos y deberes antes que el Estado y cualquier otra comunidad, es víctima de la sociedad, de los retrasos y lentitudes de sus intervenciones y más aún de sus injusticias notorias.”

Por esto defiende abierta y vigorosamente los derechos de la familia contra las usurpaciones intolerables de la sociedad y del Estado y ha recordado, entre otros, los siguientes...................
..........................................“derechos de la familia":
- A existir y progresar como familia; es decir, el derecho de todo hombre, especialmente aun siendo pobre, a fundar una familia, y a tener los recursos apropiados para mantenerla.

- A ejercer su responsabilidad en el campo de la transmisión de la vida y educar a los hijos.

- A la intimidad de la vida conyugal y familiar.

- A la estabilidad del vínculo e institución matrimonial.

- A crecer y profesar su propia fe, y a difundirla.

- A educar a sus hijos de acuerdo con las propias tradiciones y valores religiosos y culturales, con los instrumentos, medios e instituciones necesarias.

- A obtener la seguridad física, social, política y económica, especialmente de los pobres y enfermos.

- El derecho a una vivienda adecuada, para una vida familiar digna.

- El derecho de expresión y de representación ante las autoridades públicas, económicas, sociales, culturales y ante las inferiores, tanto por sí misma como por medio de asociaciones.

- A crear asociaciones con otras familias e instituciones para cumplir adecuada y esmeradamente su misión.

- A proteger a los menores, mediante instituciones y leyes apropiadas, contra los medicamentos perjudiciales, la pornografía, el alcoholismo, etcétera.

- El derecho a un justo tiempo libre que favorezca, a la vez, los valores de la familia.

- El derecho de los ancianos a una vida y a una muerte dignas.

- El derecho a emigrar como familia, para buscar mejores condiciones de vida.”

                                        *****************

*NOTAS:
- Lo escrito está copiado del documento titulado FAMILIARIS CONSORTIO, escrito por Juan Pablo II en 1981
- En mis tres últimas entregas lo único que no es de Juan Pablo II son las fotos. Bueno, también es cierto que sin su figura tampoco tendrían valor.
- La semana que viene, volveremos a lo normal, y ahí sí que tendré que trabajar y ganarme el sueldo.

Alejandro González
(El Vigía)

twg+

No hay comentarios: