26 mar. 2011

HIJOS Y EDUCACIÓN PARA EL TRABAJO

Los padres con la educación de los hijos buscamos prepararlos para la vida, para una vida lo más feliz posible. Esos hijos, pequeños ahora, cuando sean mayores desarrollarán un trabajo durante muchas horas al día, luego preparándoles para esa tarea les ponemos en condiciones para desarrollar adecuadamente ese tiempo de su vida futura y, lo escribo convencido, se les ayuda a ser felices más adelante aunque ahora no lo entiendan.
Además de esa responsabilidad para con los hijos, los padres tenemos otra con la sociedad que cumplimos haciéndoles buenos ciudadanos. El trabajo será una forma fundamental que tendrán para colabora al bien común, por lo que debemos ver en esa preparación para el trabajo como forma de ponerlos en condiciones de ser útiles.

El crecimiento de la persona, su madurez, supone enseñarles a vivir diversas virtudes humanas. Entre ellas está la laboriosidad. Educarles en el trabajo es educar esa virtud, hacer que sea parte de su vida, y ayudarles a madurar adquiriendo fortaleza además de espíritu de colaboración y generosidad con los demás, en definitiva ser mejores personas.

Veamos algunas cosas que podemos hacer y que he reunido en dos grupos diferentes pero complementarios:

1-ACTITUD DE LOS PADRES.
Esta formación empieza, como en todas las demás facetas, desde pequeños, sabiendo acomodar las exigencias y las motivaciones a cada edad. Considero fundamental, como ya expliqué en otras muchas ocasiones, el ejemplo que dan los padres porque los hijos lo observan todo y aprenden más de los hechos que ven que de los sermones que, en la mayoría de los casos, no escuchan. Por eso señalo algunos aspectos de las actitudes propias que debemos cuidar:

- Esforzarnos por realizar un trabajo bien hecho.

- Demostrar que trabajamos con espíritu de servicio.

- Que vean que realizamos nuestras tareas con ilusión.

- Aprecio por nuestro trabajo y el de los demás.

- Saber hacer compatibles el trabajo profesional y otros deberes como persona, especialmente con la atención a la familia.

- No a la crítica avinagrada y continua de jefes y compañeros.

- No mostrar un excesivo apego a la retribución económica, cifrando en ella todo el rendimiento y motivación.

- No poner el éxito por encima de todo, del compañerismo, dedicación a los demás e, incluso, a la familia.

2- PARA VIVIR EN LA FAMILIA.
En el seno del conjunto familiar hay otros muchos aspectos que se pueden y deben practicar, entre los que destaco los siguientes:

-“LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD”, que se demuestra compartiendo y consultando con los hijos mayores las preocupaciones por temas que pueden afectar a la vida familiar. Debe quedar claro, sobre todo a esos hijos, que la consulta no implica hacerles caso. Son los padres los que toman las decisiones.

- Transmitir “ENTUSIASMO”, poniéndolo uno y sabiendo animarle en las tareas que se les encargan.

-“SERENIDADY FORTALEZA”, que se deben demostrar, sobre todo ante los problemas y trabajos nada gratos.

- Espíritu de “SACRIFICIO”, si llega el caso, incluso ante una disminución de los ingresos económicos.

-“SENTIDO DEL HUMOR”, actitud de “APOYO” mutuo y “CUMPLIMIENTO DEL DEBER”, incluso cuando hay dificultades, pero evitando caer en posturas inflexibles.

- Tener claras las “PRIORIDADES EN LA VIDA”, y no faltar a la responsabilidad de atender a la familia.

-“ORGANIZACIÓN, EXIGENCIA Y ORDEN”, demostrada con una buena distribución de las tareas diarias, que practican los padres y los hijos.

- “CONFIANZA y SINCERIDAD” en las relaciones.

**Condimentar todo lo descrito en 1 y 2 con unas buenas gotas de “OPTIMISMO Y BUEN HUMOR”.

---------------------------------------
                        
** POSIBLE PROYECTO DE EDUCACIÓN PARA UN HIJO ADOLESCENTE:

Hace tiempo que me pidieron unos consejos para ayudar a un hijo en esa época de la vida en que debe optar por una profesión cara a sus estudios superiores. Lo cito a continuación de forma esquemática por si fuera de interés:

1- IMPORTANTE:
No dejarlo sólo en manos del centro educativo, LOS PADRES PUEDEN Y DEBEN HACER ALGO.
2- OBJETIVOS:
-Que conozca aspectos de trabajos diferentes.

- Que establezca contacto con profesionales de diversas actividades, amigos de los padres, y enriquezca así sus conocimientos de las personas y sus profesiones.

- Que trabaje en algunas de ellas en periodos no lectivos, colaborando en cosas sencillas, y así puede  observar a los diferentes profesionales.
2- ACTIVIDADES A REALIZAR POR EL HIJO:
-Estudiar una lista de diferentes profesionales amigos de sus padres y decida con quiénes desea entrevistarse.

-Preparar un cuestionario con las preguntas que va a realizar. Así como saber exponer qué puede y sabe hacer para colaborar con esas personas.
- Terminadas las entrevistas escoger y realizar el trabajo que más le atraigan.
3- AYUDAS DE LOS PADRES:
-Prepararle el terreno charlando con amigos que luego recibirán al hijo, dándoles a conocer lo que se pretende.

-Supervisar la labor del hijo, orientándole pero sin coartar su libertad e iniciativa.

- Haber puesto los cimientos: Llegar a esto no se consigue de la noche a la mañana, supone una comunicación entre padres e hijos de mucho tiempo atrás. En definitiva que hay que sembrar desde que son muy pequeños. ¿Difícil? SÍ. ¿Imposible? NO.
Como siempre es cuestión de tiempo, paciencia y arte.

Alejandro González
(El Vigía)

1 comentario:

Anónimo dijo...

me ha encantado lo de cuidar la actitud propia, los hijos se miran en sus padres, en los amigos de sus padres, en los adultos que les rodean.