5 mar. 2011

COMUNICACIÓN EN EL MATRIMONIO (I)

El mensaje que hay en el ambiente habla de la decadencia del matrimonio y, además, te lo pretenden demostrar con estadísticas sobre separaciones, divorcios, parejas de hecho y relaciones no legalizadas. Uno, poco a poco, se siente convencido hasta que ¡oh casualidad! mira a su alrededor y ve, que no todo es así, que hay matrimonios que se entienden, que perduran y que, a pesar de no pocas dificultades, eso de casarse aún funciona. ¡Ánimo! no mires cifras manipuladas o erróneas y comprueba que esa aventura que es tu matrimonio puede ser apasionante. No importa la edad, ni los años de vida en común, si la situación no es la mejor, siempre es tiempo para volver  a empezar o para seguir mejorando lo conseguido. Hay varias “armas secretas”, de una de ellas te hablaré hoy y en los próximos días, es muy importante, por lo menos a mí me lo parece, se trata de la COMUNICACIÓN EN EL MATRIMONIO.

“El matrimonio es, sobre todo, cincuenta años de conversación”. Con esta frase  Julián Marías, que ya me habré escrito alguna otra vez, supo definir brevemente una importante verdad. Su experiencia de la vida le hizo ver que, al transcurrir el tiempo, lo que mantiene ese proyecto en común es un continuo compartir proyectos, hablar de ellos, aportar ideas en definitiva comunicarse.

A todo esto se opone la incomunicación que es la tumba del amor. A ella contribuyen cosas más o menos importantes, vistas desde fuera, pero graves para esa vida de la pareja. Los grandes enemigos son la falta de sinceridad, el mucho tiempo con amigos u otras personas, la obsesión por el trabajo, el abuso de la televisión e internet (esto hoy con las redes sociales muy a tener en cuenta) y todo aquello que destruya la relación entre las personas que forman el matrimonio.


Si observamos a cualquier empresario, grande o pequeño, veremos que para sacar adelante su negocio piensa en él, le dedica tiempo, consulta con socios, ayudantes y asesores…… El matrimonio es como otra empresa, es un negocio muy importante para los que lo forman, por eso es necesario que se consulten, piensen en él, se hablen los temas….. La diferencia es que aquí al socio comercial lo sustituye el cónyuge. Hay que hablarle y, sobre todo, escucharle; ese hábito de escuchar al otro es muy importante en la comunicación. ¿Cómo se aprende a escuchar? Pues es muy fácil, practicándolo, es decir, escuchando.


No quiero seguir teorizando, vayamos a unas “reglas prácticas” aunque en esto del matrimonio no hay reglas, pero ahí que dan éstas a modo de consejo para que, si os valen, las practiquéis en su totalidad o en parte:


- Diálogo y diálogo. No hace falta preparar el lugar y el momento, la jornada diaria los facilita, sólo basta aprovechar esas circunstancias y saber prescindir un poco de otras cosas como periódico, TV, internet, cansancio, sueño, etc.


- Buscar con cierta frecuencia un rato a solas, prescindiendo de todo lo demás.


- Procura decirle que le quieres, acostúmbrate, no des por supuesto que ya lo sabe.


- Dedica tiempo a pensar en tu matrimonio en ver en qué puedes mejorarlo.


- Los enfados existirán, pero sabed rectificar cuando pase un rato.


- Cómprale algo que le guste o cualquier cosa cuando vayas para casa al regreso del trabajo. No se trata de que sea todos los días, pero que tampoco sea nunca. No hace falta mucho dinero, lo que importa es el recuerdo y el detalle.


- No olvides esas fechas importantes….., los “cariños” ayudan al diálogo.


- Procurad comer juntos frecuentemente, aunque sea a mitad de camino entre vuestros dos lugares de trabajo.


- ¿Estás cansado? Ella o él también., olvídate de ti. Cuesta pero es rentable.


En definitiva se trata de estar en los detalles pequeños, ir poco a poco. Os dejo con esta frase de un libro, siento no recordar cuál: EL AMOR ES COMO UN FUEGO SI NO SE COMUNICA SE APAGA.


*NOTAS:
- Tras el artículo anterir (LA FAMILIA EN VACACIONES) he dado descanso a nuestros amigos Luciano y Álvaro. ¿Volverán? No lo sé depende, si los lectores me dicen que los echan de menos puede que los traigamos de sus vacaciones. Material sobre ellos aún me queda.
- Este artículo de hoy es prácticamente el primero que debí hacer. Fue un trabajo que nos pidió un profesor de los cursos de orientador familiar. No sé si es propio o salió leyendo textos diversos. De todas formas lo que importan son las ideas pues no pretendo ganar un premio literario sino ayudar a los matrimonios.


Alejandro González
(El Vigía)

***
c
TWG+

2 comentarios:

Monii Riivas dijo...

La es el regalop mas bonito que la vida nos ha dado sin la familia tal ves seriamos nada mas que almas que vagarian por el mundo solitarias sin un rumbo fijo.
La familia aparte ser nuestro apoyo firme es quien nos brinda lo que muy provablemente ningun otro ser vivo nos brindara, apoyo, amor, y sin dudar mucho aprecio, respeta y cuida a tu familia o de lo contrario veras que lo que digo es sierto.
Monica Rocio Rivas
10D
Codigo: 33

Monii Riivas dijo...

La es el regalop mas bonito que la vida nos ha dado sin la familia tal ves seriamos nada mas que almas que vagarian por el mundo solitarias sin un rumbo fijo.
La familia aparte ser nuestro apoyo firme es quien nos brinda lo que muy provablemente ningun otro ser vivo nos brindara, apoyo, amor, y sin dudar mucho aprecio, respeta y cuida a tu familia o de lo contrario veras que lo que digo es sierto.
Monica Rocio Rivas
10D
Codigo: 33