19 ene. 2011

CONVERSACIONES SOBRE LOS HIJOS (IX) /  *LA EDUCACIÓN SEXUAL DE LOS HIJOS (1ª Parte)

La educación de los hijos requiere formarlos en temas muy diversos, uno de ellos es la educación para el amor, del que forma parte el aspecto sexual. No se trata de la parte más importante, como algunos quieren hacer ver, es una más, tampoco debe considerarse tabú y, como está ahí en la vida, tenemos que abordarlo. Si queremos que nuestros chicos/as tengan una formación integral, no podemos ni debemos omitir nada. Este tema tiene algo preocupado a nuestro amigo Álvaro, al que resultan incómodas las preguntas de alguno de sus hijos, por eso en la conversación que he tenido con su padre, Luciano, busca un poco de luz que le ayude a resolver un problema que se le agrava al comprobar la posibilidad de ingerencias foráneas.

NOTA: Si al ir leyendo lo que sigue no sabes quienes son los protagonistas del diálogo te aconsejo hagas click en la etiqueta "F-CONVERSACIONES SOBRE LOS HIJOS", y busca allí el artículo inicial titulado "INTRODUCCIÓN".
* Siempre he pensado, comenta Álvaro, que la sexualidad, como otras muchas cosas de la vida, tiene su lugar de aclaración en el seno del hogar. No desprecio ayudas externas pero mi mujer y yo, como primeros responsables de la educación de nuestros hijos, no podemos inhibirnos y, menos aún, consentir que se conviertan en protagonistas los que sólo deben se auxiliares. Sentados estos principios tengo que reconocer que no es fácil llevarlos a la práctica.

+ Al menos tienes las ideas claras sobre vuestra responsabilidad, tercia Luciano. Eso ya es algo nada despreciable porque no creas que otros lo ven tan claro y, sus dudas o dejadez, dan paso a manipulaciones desde perspectivas ajenas a la familia, disfrazas incluso bajo pretextos positivos. De esta forma el enfoque moral con el que se les explique puede ser muy distinto del que desean los padres.

* No sólo procuro aclarar mis ideas, también procuro practicarlas, sobre todo en otros campos porque la influencia de los ambientes en que se mueven los hijos puede ser muy fuerte, pero en este terreno de la sexualidad me encuentro más cohibido, no paso de hacerles comprender a los mayores que amar es algo más que mantener relaciones sexuales. Les he explicado que el ser humano tiene entendimiento y voluntad, lo que le permite dominar y dominarse, en éste y en otros aspectos de la vida.

+ Las explicaciones en sexualidad, como en cualquier aspecto de la formación, debe iniciarse desde muy pronto, procurando que las explicaciones estén en consonancia con la edad y con su desarrollo. Hay que ir un poco por delante de su curiosidad y deseos de saber. No hay que precipitarse, pero tampoco quedarse dormido. Es buscar el equilibrio entre las dudas que llegan y las explicaciones que les vamos dando, así evitaremos que busquen respuestas en los sitios menos adecuados donde encontrarán, entre otras cosas, una buena dosis de picardía. Además, este ir solucionando sus dudas fuera del hogar puede ser motivo para que se vayan apartando de la confianza en la familia.

* Deduzco que, como en otras cosas, no existen normas fijas y hay que adaptarse a cada hijo y a su forma de ser y de evolucionar. Pero hay veces que a uno le asaltan dudas, como la edad para empezar a dar la información o si tenemos la suficiente preparación para darla.

+ Tampoco aquí existen reglas porque, como dices, cada hijo es diferente. Lo normal es que un chico de unos siete u ocho años inicie alguna pregunta y si a los diez u once no se han producido, habrá que buscar la forma de iniciar el diálogo.
  En cuanto a la posible falta de preparación de la que te acusas no debes obsesionarte. Es cierto que se necesitan conocimientos y, sobre todo, vocabulario o facilidad para explicarse, pero también lo es que hay publicaciones y libros especializados suficientes. Hay que saber escoger lo que se lee porque, junto a cosas moralmente serias, existen otras que son chabacanas, incluso basura.

* Pero uno no tiene tiempo para ser un estudioso del tema y poder dominarlo; además, si se tarda mucho puede ocurrir que llegue tarde a las necesidades del hijo.

+ Una cosa es tener conocimientos suficientes y otra querer ser un catedrático. Piensa que el sexo es una realidad en la vida conocida por los padres, sólo falta saber exponerla con naturalidad, oportunamente y con mucho cariño. Poniendo estos cimientos podrás levantar un buen edificio.

* Ya conozco tu soniquete, aplicar esos principios y añadir lo de siempre, tiempo y dedicación. Es decir no tener tiempo para todo menos para ellos.

+ Es la mejor receta que conozco, aunque te parezca mi eterno sermón. Estáis tremendamente ocupados, y con un rato semanal creéis que es suficiente. La educación es constante, continua y de gran responsabilidad. Los chicos de hoy tienen casi de todo, pero a muchos les falta algo más de atención por parte de sus padres o, lo que es lo mismo, horas de convivencia, intercambio de ideas, amistad.

Luciano y Álvaro siguieron hablando, intentando encontrar respuestas para los tres interrogantes principales que se plantean ante la educación sexual de los hijos, ¿quién, cómo y cuándo darla? Dentro de unos días contaré la continuación del diálogo de hoy.

Alejandro González
(El Vigía)
 

No hay comentarios: