25 dic. 2010

CONVERSACIONES SOBRE LOS HIJOS (V) / *TIEMPO PARA LA FAMILIA

LA LAGUNA (Tenerife)
La familia en muchas ocasiones, necesita más nuestro tiempo que nuestro dinero. Por muy diversas causas podemos convertirnos en los grandes ausentes del hogar, incluso podría ocurrir que fuéramos unos extraños. Los padres debemos encontrar huecos en la jornada para estar con los hijos, para hablarles y escucharles, también con el esposo/a pero esta cuestión no toca hoy. Ellos tienen que ser más importantes que otras cosas, incluso que el trabajo y el descanso. Sobre este interesante  y tan actual tema conversaban hace unos días Álvaro y Luciano, su padre.

UN INCISO: Si no conoces quiénes son las personas que interviene en estos diálogos están descritos en el primer artículo de estas historias que denominé INTRODUCCIÓN.......Pinchando aquí puedes verlo:
http://atalayafamiliar.blogspot.com.es/2010/12/conversaciones-sobre-los-hijos-i.html

En otras ocasiones era aquél quien iba en busca de consejo, pero esta vez la conversación la ha provocado el padre que anda preocupado tras observar, desde hace unas semanas, como su hijo está demasiado absorbido por sus problemas profesionales.

+ El trabajo, no puede ser incompatible con la familia, comentaba Luciano, sino todo lo contrario, tiene que estar a su servicio. No debes consentir que los tuyos sean víctimas de tu profesión, y menos de otra cosa peor, la profesionalitis, que es como una enfermedad.

* Es fácil decir eso, interrumpe Luciano, pero el ponerlo en práctica no es sencillo. Cuesta mucho esfuerzo sacar a delante un hogar. El horario algunos días es agotador y cuando llego a casa me falta tiempo o no tengo ganas de nada.

+ Pues tendrás que buscar la forma de organizarte. Además esa escasez de tiempo ha comenzado cuando mejor estáis; suele ocurrirle a los que, alcanzado cierto bienestar, se empiezan a crear necesidades superfluas. Si no tienes mucho tiempo podrías intentar una presencia más intensa, es decir, aprovechar bien el poco tiempo de que dispongas los días laborables y convivir más con ellos en los días festivos.

* Sabes que no soy de los que piensan que han cumplido con entregar cada mes sólo bienes económicos y materiales. El consumismo que nos invade aún no ha logrado dominarme del todo. Lo que me ocurre es que tengo entre manos unos asuntos que me ocupan muchas horas.

+ Serán cosas muy importantes pero te retienen demasiado, tanto que, de seguir así, no tendrás casa sino una pensión. También existe otra posibilidad, verla convertida en una sucursal de tu trabajo, donde te dediques a completar o rematar las gestiones no acabadas en la jornada laboral y hacer las llamadas telefónicas aún pendientes.

* No considero el trabajo un fin en sí mismo pero no deja de tener un lugar importante en la vida de un hombre. Tampoco soy de los que, volcándose en la profesión, buscan evadirse de su obligación de educar a los hijos, pero resulta difícil hacer compatibles todos los deberes que un hombre tiene.

+ Piensa que, aunque triunfes en tu profesión, no serás feliz si fracasas como padre. Hay que buscar el tiempo suficiente para atender a la familia. También has de entender que ese tiempo no es sólo para estar físicamente en casa, hace falta salir de las cosas de uno, de esas aficiones caseras, incluido internet, donde nos podemos refugiar para olvidar los problemas.

* Vaya sermón, viejo, es como si me acusaras de falta de generosidad, amor, entrega y responsabilidad como padre. No creo que, por una temporada apretada que llevo, sea para tanto; ya verás como pasa la mala racha.

+ Por tu bien y el de los tuyos, espero que sea así y esto dure ya poco. Tienes que reflexionar sobre la idea de que toda persona debe perfeccionarse en el cumplimiento equilibrado de todos sus deberes. Si se deja dominar por alguno de ellos se transforma en un ser deformado. En tu caso la lucha ha de centrarse en volver a hacer compatible  la familia con la profesión.


Alejandro González
(El Vigía)



                                                                                                                                                                                                                                                                             

No hay comentarios: