19 dic. 2010

CONVERSACIONES SOBRE LOS HIJOS (IV) / *COMUNICACIÓN CON HIJOS ADOLESCENTES

 DRAGO DE ICOD DE LOS VINOS
 (Tenerife)
La comunicación entre padres e hijos adolescentes no siempre es fácil. Existen causas que pueden producir divergencias y que, si sabemos evitar,  habríamos puesto remedio a los llamados "conflictos generacionales". En todas las relaciones humanas existen tensiones pero lo que importa, sobre todo, es encontrar la forma de resolverlas. Sobre esto aconsejaba mi viejo amigo Luciano a su hijo Álvaro, que anda preocupado con los pequeños escarceos que ha tenido con el mayor de sus chavales.

UN INCISO: Si no conoces quiénes son las personas que interviene en estos diálogos están descritos en el primer artículo de estas historias que denominé INTRODUCCIÓN.......Pinchando aquí puedes verlo:
http://atalayafamiliar.blogspot.com.es/2010/12/conversaciones-sobre-los-hijos-i.html



* La forma de ser del chico unas veces, mis reacciones en otras y la influencia del ambiente, comenta Álvaro, están produciendo enfados que, aún siendo pequeños, me preocupan y, sobre todo, me gustaría que no fueran a más, incluso que desaparecieran.

+ Deberías tener en cuenta, apunta Luciano, que el despertar de la personalidad provoca en el adolescente unas nuevas necesidades de identidad personal como, entre otras, el deseo de valerse por sí mismo, autonomía, seguridad, amar y sentirse amado. Son cosas básicas en las personas adultas, él ya empieza a serlo un poco pero aún le falta de madurez,  lo que se traduce en un espíritu de contradicción, rebelión contra la autoridad, junto con cierto rechazo a la dependencia y ayuda de los mayores.

* Compruebo como día a día va cambiando, se nota en muchas cosas. Me resisto a admitir su crecimiento, tal vez tendría que dejar de considerarlo y tratarlo como a un niño. Los padres nos resistimos a admitir que los hijos se hacen mayores.

+ Pues aunque no queramos ellos crecen. Piensa que tu actitud juega un papel importante y, además de admitir que ya no es un niño, hay otras pequeñas cosas a tener en cuenta como respetar su parcela de secretos y su intimidad, no quieras saberlo todo. Tampoco te conviertas en su continuo vigilante, confía en él. Hay un momento en el que ya no vale la imposición forzada, le gustan las razones y le fastidia tremendamente la exigencia arbitraria. No podemos ir de la prohibición al castigo como norma de actuación. Además las prohibiciones conviene que sean congruentes con TU forma de vida.

* ¡Hombre! ni que yo fuera un tirano, bien sabes que le admito muchas cosas porque son de pequeña importancia. Recuerdo aquel lema tuyo de "ceder para exigir", o, dicho de otra manera, muchos "síes" en lo secundario y pocos "noes", éstos dedicados a los asuntos principales. Ya ves que no me meto mucho con su atuendo, mientras no se pase; comprendo que son modas pasajeras de muchachos. También nos está costando, aquí incluyo a su madre, aceptar que se vaya con los amigos y esté menos con nosotros pero lo aceptamos. Como ves comprendemos y admitimos que se están produciendo cambios.

+ No está mal, pero no sólo se trata de ceder, hay que ayudarle a mejorar. Con malos modos no se consigue nada, en cambio con picardía y poniendo otros medios se rinden muchas fortalezas. Cuida la vida de familia y fomenta el trato y la convivencia. Hazle partícipe de algunas preocupaciones familiares, pidiéndole opinión y solicitando su colaboración para algunas tareas. Crea un clima de comprensión para que pueda confiarte sus inquietudes. En definitiva, que se sienta cómodo en casa, que el hogar no se oponga, siempre que sea admisible, a los intereses y hábitos de su edad.

* No es fácil lo que propones, porque a estos chicos les das aire y se pasan, tienen que comprender que en casa hay que evitar molestias a los demás. Para remate, vienen todas las ideas que andan por ahí y que influyen mucho en los jóvenes. Les tienen comido el coco.

+ El tema de lo que les cuentan es importantísimo. Los jóvenes son un terreno abonado para la manipulación, que es lo que realizan aquellos que utilizan el engaño con fines de dominio sobre los demás. Hay quienes les presentan la autoridad y el orden como represión. Intentan desprestigiar el papel de los padres, diciéndoles que no están capacitados para comprenderles, con esto dejan el camino libre para sustituirles. Además, a los padres os dicen que no estáis preparados y que los traumatizáis, así ya tienen el cambio hecho, se sustituye al educador por el manipulador.

* La lucha que planteas es complicada. Hacer frente a todas esas cosas requiere formación e información y uno no tiene capacidad para abarcar todo. Comprendo que tengo que educar, arte que requiere tiempo y paciencia, pero el mejor torero necesita de unos peones de brega.

+ Los padres necesitan ayudas pero no sustituciones, vosotros sois los responsables de la educación de vuestros hijos, todos los demás deben ser colaboradores pero no suplantaros. En cuanto a que es un arte estoy de acuerdo pero también ocurre que muchos padres han conseguido ser unos expertos en muchas cosas y unos buenos profesionales, al tiempo que se olvidaban de la principal tarea que tienen entre manos: la formación y preparación de sus hijos para que se incorporen adecuadamente de la familia a la sociedad.



Alejandro González
(El Vigía)    

***a

No hay comentarios: