4 dic. 2010

CONVERSACIONES SOBRE LOS HIJOS (I) / *INTRODUCCIÓN"

EL TEIDE (Tenerife)
Desde esta Atalaya os invito a viajar hasta las afortunadas Islas Canarias, afortunadas ellas y, mucho más, los que hemos tenido la suerte de vivir allí y conocer su belleza y sus gentes. Al recorrer, por ejemplo, Tenerife uno puede encontrar muchas cosas para admirarse, y, a veces, entre ellas aparecen personas especiales, ante las que le gustaría detenerse y “perder el tiempo” reflexionando sobre las cosas ordinarias, pero importantes, de la vida.

De los bellos paisajes iré colocando algunas fotos, que se quedan pequeñas ante la realidad, al tiempo que les hablaré de Luciano, un tipo que sabe casi de todo, a pesar de que fue al colegio menos tiempo que muchos otros, pero se doctoró en la gran escuela de la vida, además de tener un gran afán por leer todo lo que caía en sus manos; el origen del libro no era lo principal, la cuestión importante que le movía era compensar lo que no pudo hacer en sus años mozos.

  Álvaro, uno de sus hijos, me lo presentó un día en el que fui a verle al Valle de la Orotava. Mi amigo acude muchos fines de semana al pueblo para comer con su padre y charlar de todo un poco, últimamente más de los asuntos familiares que le preocupan. No deja de reconocer que, aunque estudió más que su padre y gracias al esfuerzo de éste, el “viejo” sabe mucho y en temas de familia es un experto, como queda demostrado el buen puñado mujeres y hombres cabales que ha entregado a la sociedad.

  He recuperado mis notas de aquellos días y, si me lo permitís, intentaré reconstruir algunas de las conversaciones que bien presencié en directo o tuve posterior conocimiento. En aquellos años me pidieron unos guiones para un programa de radio sobre la familia y, tanto éstos como algunos de mis artículos, tiene tanto de la filosofía de Luciano como de lo aprendido en los textos aunque he de reconocer que nunca estuvieron en contradicción.

  Finalizo con unas frases que este viejo amigo decía al comentar la importancia de la familia para la sociedad:

    - En la familia se empieza a formar la persona, es donde recibe los primeros ejemplos, principalmente de los padres. Por eso su importancia no es un invento de ahora desde muy antiguo se la consideró algo fundamental, tanto en los pueblos civilizados como los más salvajes. Incluso en los animales, durante más o menos tiempo según la especie, se empieza aprendiendo del padre, la madre y la manada.

    - Un matrimonio puede tener hijos, pero también tiene que darle una educación, mejor dicho una formación. Como está hoy el ambiente no es fácil, lo reconozco. La calle, la televisión e internet, incluso muchos educadores y amigos de los hijos no ayudan mucho y, a veces, hasta estorban.

    - No son los padres los responsables de lo que ocurre en el mundo, no hay que ponerse dramático, pero pueden y deben hacer muchas cosas. En primer lugar crear en el hogar una forma de vida que facilite el crecimiento moral. Las crisis de nuestra sociedad se iniciaron por una crisis moral y, en ésta tiene mucho que decir la familia, por ella pasa la solución.

  Hasta aquí algunas cosas que tengo en las notas citadas. En los próximos artículos iré publicando diversos diálogos entre ambos personajes sobre temas relacionados con la formación y educación de los hijos.


Alejandro González
(El Vigía)

TWG+

1 comentario:

Costura, familia y caridad dijo...

Como las anteriores ¡EXCELENTE! y con "mucha miga"

Nos encontramos ahí en la Eucaristía