22 de sept. de 2010

LOS VERDADEROS RESPONSABLES DE LA FAMILIA

Cuando el orientador se encuentra ante una familia o grupo de ellas debe tener en cuenta que tiene entre sus manos algo tan importante como “la célula fundamental de la sociedad”. Por eso debe esforzarse en proporcionarles las ayudas necesarias para su progreso y felicidad.

  En eso consiste su labor orientadora, nada más y nada menos, pero no puede olvidar que cada familia tiene unos responsables, los padres (entiéndase ahora y en lo sucesivo padre y madre, según el castellano que yo estudié y que no es menosprecio a la madre, alma de la familia). A ellos corresponde decidir la aplicación o no de la información que se les facilite....................
Todo lo expuesto es aplicable para los que tienen que legislar y poner en práctica las mejoras formativas para los hijos de los demás, asunto que a algunos les suele costar bastante entender y reconocer. Insisto, los padres son los primeros y verdaderos responsables de la formación como personas de sus hijos.

  En resumen, nadie debería ignorar ni menospreciar que es en la familia donde se da, o debería darse, el ambiente idóneo para que las personas maduren y aprendan a ser responsables, entre otras muchas cosas más. El motivo principal para que esto ocurra es que en ella se es querido por lo que se es, padre, madre, hijo, hermano, etc., lo que facilita que exista el clima adecuado para conseguir los mejores resultados formativos.

  Los padres, principalmente, deben conseguir ese ambiente educativo, es su gran derecho y enorme responsabilidad. Lo que otros, personas e instituciones, pueden facilitarles son ayudas y complementos.
No deben ignorar esos padres lo que existe fuera del hogar, qué mundo espera a sus hijos, con todo lo bueno y menos bueno que contiene. Su trabajo es prepararlos para desembarcar ahí con el bagaje suficiente.

  Llegados a este punto puede que alguno se asuste al haber leído todo lo referente a la responsabilidad, ambiente o un mundo para el que hay que formar e informar a los hijos. Bueno, pues tranquilidad, nada de sentirse poco preparados porque muchos como nosotros han recorrido anteriormente el camino y no les ha ido mal, a pesar de fallos y equivocaciones, pero lo han logrado. No es cuestión de hacer un doctorado en ciencias de la familia aunque no estaría de más dedicar algún tiempo a escuchar o leer algo que nos ayude. Lo principal es poner a funcionar el sentido común (el menos común de los sentidos) y reflexionar sobre lo que vemos y escuchamos a nuestro alrededor. Si todas las personas son respetables no ocurre lo mismo con las opiniones, hay que ponderarlas con buenos criterios. Si a esto unimos un poco de dedicación, de tiempo, para hablar con los otros miembros de la familia, es decir abrir canales de comunicación y, sobre todo, les hacemos ver con hechos que les queremos por encima de todo, tendremos mucho camino recorrido hacia el éxito que os deseo a todos.  Nosotros cumplimos señalando por dónde pensamos que deben ir, lo que nos parece mejor, esa es nuastra lucha. Después hay que contar lo que cuando sean adultos, en uso de su libertad, decidan hacer ellos de sus vidas.

  Cuesta esfuerzo, sí, pero la familia lo merece. Hay muchas cosas que nos requieren, son importantes, pero el principal negocio o empresa que tenemos y la herencia que vamos a aportar al mundo es nuestra familia.

                                        


Alejandro González
(El Vigía) 











 

1 comentario:

alzz961 dijo...

Existe un problema a esto que cuentas y es que en mi humilde opinión, en la sociedad tan desestructurada en la que vivimos, habría que hacerles ver a muchos padres lo importante que son para sus hijos. Lo importante de la labor que tienen entre manos. La importancia que tiene el formar un familia.